Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

22.1.11

Haití

DESPUÉS DEL TERREMOTO Y EL CÓLERA...DUVALIER

-El ex dictador está acusado de genocidio y del robo de entre 300 y 1.000 millones de dólares de los fondos del Estado

Por corresponsales (IPS)(*)

Grupos defensores de los derechos humanos instaron a las autoridades de Haití a que aprovecharan el sorpresivo regreso del ex dictador Jean-Claude Duvalier (1971-1986) para juzgarlo por los delitos cometidos durante su gobierno.

Duvalier, conocido por el apodo de "Baby Doc" y quien vivía exiliado en Francia, fue llevado el martes a la oficina del fiscal general para responder a acusaciones de corrupción, pero recuperó su libertad.

"Su destino está ahora en manos de un juez investigador. Hemos presentado cargos contra él", informó el jefe de la fiscalía en Puerto Príncipe, Aristidas Auguste.

Según el Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití y el Bureau des Avocats Internationaux, una amplia investigación realizada por una firma auditora de Estados Unidos entre 1986 y 1990 constató el robo de más de 300 millones de dólares de fondos públicos durante su régimen.
Otras demandas judiciales elevan la cifra a cerca de 1.000 millones de dólares.

Los grupos también subrayaron que la represión política durante su dictadura, con asesinatos y torturas, constituyen "crímenes contra la humanidad" que no prescriben, una posición compartida por organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

"El arresto de Jean-Claude Duvalier es un paso positivo, pero no alcanza con acusarlo simplemente de corrupción", señaló en una declaración el martes el consejero sobre Haití de Amnistía, Javier Zúñiga.

"Si se quiere hacer verdadera justicia en Haití, las autoridades deben abrir una investigación penal contra la responsabilidad de Duvalier en la multitud de violaciones a los derechos humanos cometidas durante su gobierno, incluyendo tortura, detenciones arbitrarias, violaciones, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales", añadió.

El regreso de Duvalier a Haití el domingo pasado, casi exactamente 25 años después de su partida a Francia el 7 de febrero de 1986, asombró a más de uno.

En una entrevista radial, Baby Doc afirmó que sólo quería ayudar a la reconstrucción de su país luego del devastador terremoto y ante la epidemia de cólera, pero aseguró que no tenía agenda política.

Aunque una entusiasta multitud se congregó en torno al hotel donde se albergaba, muchos haitianos estaban consternados por su reaparición.

" "Jean-Claude Duvalier debió haber regresado al país hace mucho tiempo, pero extraditado de Francia por solicitud de las autoridades haitianas, y encarcelado por sus muchos crímenes y todo lo robado, afirmó el galardonado cineasta haitiano Arnold Antonin.

El artista expresó su "indignación" por el recibimiento que se le ofreció a Duvalier en el aeropuerto Toussaint Louverture.

Baby Doc, quien sucedió en el poder a su padre, el fallecido dictador François Duvalier, apodado "Papa Doc", recibió escolta policial y habría sido saludado con vítores por parte de algunos partidarios. "Es un insulto" a todas las víctimas del régimen, dijo Antonin, recordando entre otras al novelista Jacques Stephen Alexis, asesinado en 1961, y al activista Alix Lamothe, ejecutado en 1986.

El futbolista Robert Duval fue también perseguido por el régimen de Duvalier, aunque logró sobrevivir a sus muchos meses de reclusión en la prisión de Fort Dimanche. El deportista, fundador de L'Athletique d'Haiti, que ayuda a niños de los tugurios de la capital haitiana, dijo que aún no comprendía el regreso del ex dictador.

"Estuve en prisión durante el régimen de Jean-Claude Duvalier… En 1976, llegaron, entraron a mi oficina y me llevaron a (los cuarteles militares de) Casernes Dessalines, donde estuve 17 meses. Luego, bajo acusaciones falsas, me condenaron y enviaron a Fort Dimanche", recordó.

Duval pasó 18 meses en lo que los reclusos allí llamaban "el infierno humano" por las continuas torturas. Nunca se presentaron cargos formales en su contra.

"Te enviaban a Fort Dimanche para que desaparecieras, porque si te enviaban (…) estabas condenado a muerte. Cada uno o dos días moría gente allí", señaló.

Unas 50.000 personas fueron asesinadas –miles de ellas en Fort Dimanche—durante las dictaduras de Francois y Jean-Claude Duvalier, indicó Duval.

"Fue él quien firmó acuerdos con las instituciones internacionales que abrieron el país a la destrucción económica", señaló. "Cuando se fue en 1986, fue un alivio para todos, porque no podíamos soportarlo más, ni desde el punto de vista político ni económico".

El regreso de Jean-Claude Duvalier ha despertado muchas dudas, junto a sospechas de complicidad francesa e incluso haitiana.

"Ya estábamos en una situación muy caótica y esto añadió leña al fuego. Una mano manipula todo esto. No sucedió por azar", sostuvo Gerald Mathurin, ministro de agricultura durante el primer gobierno de René Préval, entre 1996 y 2001.

Según Mathurin, quien hoy lidera una coalición de organizaciones rurales conocida por su acrónimo CROSE, el gobierno de Préval y la comunidad internacional "son socios" en esta situación, y sugirió la existencia de "plan para congelar aun más el tema de los (disputados) resultados de las elecciones" del 28 de noviembre.

Con él coincidió Chavannes Jean-Baptiste, líder del Movimiento de Campesinos de Papay. "Es una forma de desviar la atención popular de Préval y su gobierno, de su Consejo Electoral y de las elecciones", sostuvo.

"Para nosotros, la prioridad no es el regreso de Jean-Claude Duvalier, sino la resolución de los problemas políticos del país", subrayó.

Arnold Antonin también dijo creer que el regreso de Baby Doc era simplemente una "distracción".

"Muestra que Haití está yendo para atrás. No ha habido una transición democrática, sino una continuidad del duvalierismo en otras formas", afirmó.

"Cuando se fue en 1986, pensamos que el país avanzaría, pero entramos en una crisis sin fin. Por lo cual, históricamente hemos ido para atrás", subrayó.

Su regreso significa, "simbólicamente, que somos una nación que no puede encontrar su camino. Las contradicciones sociales son tan profundas… Es la debilidad de las organizaciones progresistas lo que ha permitido un tan grave retorno", opinó Duval.

(*) Basado en parte en un artículo de AlterPresse, con cobertura adicional del corresponsal de IPS en Nueva York Cleo Fatoorechi.

Duvalier se reúne con algunos de sus paramilitares


El ex dictador haitiano Jean-Claude Duvalier, ha recibido a varios de sus partidarios y a ex-integrantes de su milicia paramilitar, los “Tontons Macoutes”.

Un grupo de antiguos partidarios del régimNegritaen de Duvalier (1971-1986) se ha presentado en su hotel, en Juvenat, en la periferia este de Puerto Príncipe, y han esperado a ser recibidos. También han acudido miembros de su milicia, los Tontons Macoutes, una guardia a la que se consideró responsable, junto al Ejército, de la época de terror que protagonizó el régimen.

Congregados a la entrada del hotel, fueron seleccionados uno por uno para subir a la habitación de Duvalier dependiendo de las órdenes del expresidente, han comunicado fuentes de su entorno.

Decenas de miles de crímenes

Jean Claude Baby Doc Duvalier gobernó Haití de 1971 a 1986 como sucesor de su padre, Francois Papa Doc Duvalier, quien lo había hecho desde 1957. Los Duvalier lideraron un régimen al que se considera responsable de decenas de miles de crímenes y del desvío de sumas millonarias pertenecientes a los fondos del Estado.

Durante las visitas, Duvalier ha permanecido en su habitación, mientras en el exterior, cerca del hotel, permanecía un pequeño equipo de policías y de agentes de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH).

Su esposa, Veronique Roy, ha salido a saludar a simpatizantes del régimen y ha abrazado a una de ellas sin hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Tras las reuniones mantenidas, el dictador ha salido del hotel para dirigirse a una residencia privada, según ha informado el digital Haití Press Network.

Crímenes de lesa humanidad

También ha pasado por el hotel Reynold Georges uno de los abogados de Duvalier, quien se entrevistó con el dictador antes de dirigirse a la fiscalía para recabar, ha declarado, información sobre las demandas que se registraron ayer contra Duvalier, a las que se ha Cursivareferido como “supuestas querellas”.

El pasado martes, el dictador quedó en libertad tras prestar declaración en la fiscalía de Puerto Príncipe, pero acusado de desvío de capitales durante su mandato (1971-1986).

Un día después, cuatro haitianos, entre ellos una exportavoz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), presentaron denuncias por crímenes de lesa humanidad contra Duvalier. Georges no quiso comentar un comunicado citado por medios locales en el que Duvalier desmintió que tenga intención de participar en el proceso electoral haitiano. “Si el presidente lo dice, no tengo nada que comentar”, ha declarado.

Orden judicial que prohíbe a Duvalier abandonar Haití


Una orden de prohibición de salida del país fue emitida contra el ex dictador haitiano Jean Claude Duvalier, acusado de varios delitos tras su regreso a Haití.

Según indicaron medios de prensa Duvalier no podrá abandonar este territorio caribeño porque hay una acción legal en curso.

Desde su retorno a Puerto Príncipe, el pasado domingo, Baby Doc, como también se le conoce, ha sido blanco de varias denuncias por corrupción, desvío de fondos y crímenes de lesa humanidad.

La víspera, miembros del Grupo de Apoyo a Refugiados y Repatriados de Haití iniciaron una nueva causa en su contra por vender mano de obra esclava a República Dominicana.

Sin embargo, su abogado, Reynold Georges, declaró que ninguna de las acusaciones son efectivas pues ya pasaron más de 10 años sin efectuarse el proceso y advirtió sobre el posible regreso de Duvalier a la política.

El ex dictador abandonó ayer el hotel donde se hospedaba y según coinciden algunos medios, se trasladó a una residencia privada en las afueras de la capital.

Desde su llegada está pendiente una rueda de prensa para informar a la población los verdaderos motivos del retorno.

Su regreso, tras 25 años de exilio en Francia, ha sido ampliamente criticado por nacionales e instancias foráneas que lo responsabilizan por la muerte de miles de personas durante su gestión entre 1971 y 1986.

Durante su mandato el país contrajo más del 40 por ciento de la deuda externa que aún arrastra.
La presencia de Baby Doc en territorio haitiano incrementa la tensión política agudizada a raíz de controvertidas elecciones presidenciales, con resultados pendientes de anunciar y una segunda ronda de comicios con fecha indeterminada.

12 de enero de 2011:
Un aniversario en medio del dolor

Por Wooldy Edson Louidor ( * )

12 de enero de 2010-12 de enero de 2011: hace exactamente un año desde que un terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter devastó Haití, cobrando la vida de más de 300.000 mil personas, según las cifras oficiales. Hoy día, el pueblo haitiano vive el primer aniversario de la tragedia en medio del dolor, provocado no sólo por el triste recuerdo de las víctimas de la tragedia, sino también por las actuales condiciones de vida deplorables y la crisis política aguda que enfrenta el país.
Con motivo del primer aniversario del terremoto, el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) celebra en la oración y el recogimiento la memoria de nuestras hermanas y hermanos que murieron a raíz de la tragedia, al tiempo que invita a todos los actores nacionales e internacionales implicados a hacer juntos, un año después, el balance de nuestras acciones para sacar perspectivas y lecciones a fin de construir un mejor futuro para Haití.


Del 9 al 12 de enero de 2010, junto con otras obras de la Compañía de Jesús el SJR ha realizado una serie de actividades tales como misas, conferencias, eventos culturales y religiosos para marcar este primer aniversario del terremoto bajo el lema: "Haití: entre el duelo y la esperanza".

Amenazas de expulsión de los desplazados

Hoy 12 de enero de 2011, cientos de miles de personas desplazadas se ven obligadas por los propietarios de los terrenos donde construyeron sus tiendas a salir de los campamentos.

"¿Adónde vamos a ir? ¿Qué vamos a hacer?", se pregunta un desplazado del campamento Automeca, ubicado cerca del Aeropuerto del Puerto Príncipe.

"Nos hemos reunido con los representantes del Ministerio del Interior y con delegados de más de 20 organizaciones no gubernamentales el pasado 7 de enero, pero no salió nada concreto", se lamenta, desesperado, un representante del campo de Henfrasa, localizado en Delmas 33, en Puerto Príncipe.

Los desplazados reciben cada vez más amenazas de expulsión por parte de los propietarios, a medida que se acerca el 12 de enero. Las autoridades haitianas permanecen indiferentes a sus gritos, pese a la recomendación hecha el pasado 18 de noviembre de 2010 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado haitiano para que "adopte una moratoria sobre las expulsiones de los campamentos de desplazados internos hasta que asuma el nuevo gobierno".

Una crisis política que amenaza con intensificarse

Por otro lado, Haití se hunde en una crisis política aguda, desde las controversiales elecciones presidenciales y legislativas del 28 de noviembre de 2010.

12 de los 19 candidatos presidenciales pidieron el mismo 28 de noviembre la anulación de las elecciones, a raíz de los fraudes e irregularidades que habrían sido cometidos a favor del candidato oficialista Jude Célestin.

Luego, los partidarios del candidato presidencial Joseph Michel Martelly protestaron contra los resultados preliminares de la primera vuelta de las elecciones, proclamados por el Consejo Electoral Provisional (CEP), al que acusan de complicidad con el partido oficialista. Dichos resultados colocaron en tercera posición a Martelly, lo que implicaría su eliminación inmediata de la segunda vuelta de las contiendas electorales.

Ante la crisis política que resultó de las protestas contra los resultados de las elecciones, el presidente haitiano René Garcia Préval solicitó por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) una evaluación técnica del proceso electoral.

Se espera en estos días la publicación oficial de las conclusiones del informe de evaluación, realizado por la misión de expertos de la OEA en base al reconteo de los votos y al análisis de las actas levantadas en los centros de tabulación electoral.

Nada asegura que los actores políticos haitianos, principalmente los candidatos y el mismo jefe de Estado, van a aceptar dichas conclusiones de la misión de la OEA.

¿Hasta cuándo durará la crisis post-electoral?

Todo parece indicar que no se podrá respetar la agenda electoral que prevé la realización de la segunda vuelta de las elecciones el 16 de enero de 2011 que, en base a la Constitución haitiana vigente, debería de culminar con la posesión del nuevo presidente electo el próximo 7 de febrero.

Esta situación podrá complicar aún más la crisis política, ya que los partidos de la oposición y varios sectores de la sociedad haitiana exigen, de manera incondicional, la salida del actual presidente René Garcia Préval del poder el próximo 7 de febrero.

Por su parte, el jefe de Estado ha expresado en varias ocasiones su voluntad de entregar el poder a un/a presidente/a que salga de las urnas y no a un gobierno provisional.

Un panorama social cada vez más sombrío

La crisis política ensombrece a su vez el panorama social en Haití, ya que debilita al Estado haitiano que se vuelve cada vez más incapaz de dar respuesta concreta a los problemas sociales más urgentes tales como la relocalización de cerca de un millón de personas desplazadas, la satisfacción de sus necesidades básicas, el retiro de los escombros y la lucha contra la epidemia de cólera que ya cobró la vida de 3.400 personas e infectó a otras 157.000.

La inseguridad y la violencia que provoca la crisis política obstaculizan también los esfuerzos de las organizaciones humanitarias para brindar una mejor atención a la población afectada que carece de los servicios sociales de base tales como la salud, la educación, el agua potable, la electricidad, servicios de saneamiento…

Un año después del terremoto, la reconstrucción de Haití no ha empezado por falta de fondos y porque el pueblo haitiano ha sido excluido del proceso. La Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH), presidida conjuntamente por el ex presidente americano Bill Clinton y por el primer ministro haitiano Jean-Max Bellerive, está lejos de dar los resultados que se esperan de ella

(* )Colaborador de AlterPresse


(Fuentes:IPS,LibreRed,Prensa Latina y Adital)

1 comentario:

pro star converse dijo...

Merci pour le partage, nous réjouissons de votre prochain article à écrire mieux, je vous souhaite une vie heureuse.

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats