Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

23.10.09

Uruguay:Elecciones 2009

LAS ENCUESTAS VATICINAN UNA AJUSTADA VICTORIA DEL FRENTE AMPLIO, CON EL FUNDADOR DE LOS TUPAMAROS PEPE MUJICA CANDIDATO A LA PRESIDENCIA. LA ANULACIÓN DE LA LEY DE CADUCIDAD SERÁ AMPLIAMENTE REFRENDADA, TRAS LA CONDENA DE 25 AÑOS AL DICTADOR GOYO ÁLVAREZ

Los partidos políticos uruguayos cerraron la campaña electoral de las presidenciales, horas antes que se impusiera, la medianoche del jueves, la prohibición de la propaganda partidista. La gobernante coalición de izquierdas Frente Amplio y el opositor conservador Partido Nacional cerraron con actos en las ciudades de Pando y Las Piedras, cercanas a Montevideo.

Por la tarde, el candidato oficialista José Mujica se reunió con cinco jóvenes, hijos de desaparecidos, que cuando niños fueron secuestrados por la dictadura militar (1973-1985) y que posteriormente fueron recuperados, entre ellos Macarena Gelman, nieta del poeta argentino Juan Gelman. Mujica les reiteró su apoyo a la anulación de la Ley de Caducidad, que en 1986 dio inmunidad a militares y policías que violaron los derechos humanos durante la dictadura. Este domingo, junto a las elecciones generales, los uruguayos votan además en referendum si desean la anulación de esa ley.

Durante el acto en Pando, el candidato a vicepresidente por el Frente Amplio, Danilo Astori, reiteró la promesa de creación de 200.000 nuevos puestos de trabajo, de los cuales 40.000 para jóvenes, en un eventual nuevo gobierno de izquierda.

Por su parte, el candidato del Partido Nacional, el ex presidente Luis Alberto Lacalle se refirió tanto en el acto final como en programas de televisión a las "certezas" que representa esa colectividad frente a las diferencias internas que, según sostiene, presenta el Frente Amplio.

El Partido Colorado, mientras tanto, cerró sus actividades con un encuentro de jóvenes al que asistió el candidato Pedro Bordaberry y su compañero de fórmula, el ex futbolista internacional, Hugo De León.

Las encuestas auguran victoria de Mujica y segunda vuelta


El Frente Amplio había cerrado el jueves su campaña en Montevideo con un acto central al que acudieron unas 250.000 personas, que desafiaron una noche fresca y lluviosa.

Cuatro encuestadoras -Factum, Radar, Equipos Mori y Cifra- coinciden en que Mujica le ganará a Lacalle el domingo, lo que daría un segundo gobierno a la izquierda, pero auguran la necesidad de celebrar una segunda vuelta el 29 de noviembre, por no lograr el 50 por ciento.

Mientras FACTUM concede a la candidatura del Frente Amplio integrada por Mújica y Astori un 46 por ciento de preferencia, CIFRA le da un 49 por ciento.

Y para el Partido Nacional con Luis Alberto Lacalle-Jorge Larrañaga, los pronósticos de voto oscilan entre el 29 y el 32 por ciento.

Para los candidatos del Partido Colorado, Pedro Bordaberry-Hugo de León, las encuestas conceden un 13 por ciento .

Animada campaña...llena de errores


Las intenciones de voto han variado en las últimos semanas, según los analistas por los errores cometidos por los dos principales candidatos presidenciales en el último tramo de la campaña.

De una parte, el senador José Mujica, la carta de triunfo del gobernante Frente Amplio deslizó epítetos nada solícitos contra los argentinos en un recién publicado libro de entrevistas ("Pepe Coloquios") El ex guerrillero tupamaro tampoco se ahorró críticas a grupos que integran la gobernante coalición de izquierda. Después, en su blog oficial, Mujica intentó aquietar las aguas, ofreció disculpas por algunas de sus expresiones, negó otras y admitió estar haciendo "dos cursos acelerados, uno para aprender a callarme más la boca, y el otro para aprender a no ser tan nabo" (tonto).

Según el senador, fue engañado "alevosamente" por el autor de "Pepe Coloquios", pues lo convenido con él era "escribir un libro sobre Pepe Mujica, no un libro con las conversaciones que mantuviera con él". Mujica explicó que en 14 sesiones que resultaron en 28 horas de grabaciones, "uno habla con el tipo como si lo hiciera con su propio hermano, dice todo lo que se te pasa por la cabeza con absoluta ligereza y se permite ser frívolo y hacer comentarios sarcásticos".Pero también reconoció que como candidato presidencial tiene "responsabilidades políticas mayores" y por tanto debe emitir "juicios más meditados"."Mis adversarios se hicieron una fiesta, ¡qué la disfruten! Pero vayan sabiendo que es la última vez que ocurre", advirtió.

Pero ya el mal estaba hecho y las siguientes encuestas revelaron que el FA había perdido de dos a tres puntos en la apreciación del electorado, y que la masa de indecisos había aumentado del 5-7 al 11-12 por ciento.

Al principal rival de Mujica, el ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995), no le ha ido mejor, pues varias de sus expresiones le han costado de tres a cuatro puntos en intenciones de voto. La que quizás pese más en el ánimo de la ciudadanía fue aquella donde el candidato del Partido Blanco o Nacional (PN) prometió que si ganaba las elecciones entraría "con una motosierra" a recortar el gasto social en que ha incurrido el gobierno de Tabaré Vázquez, excesivo en su opinión.

Otra promesa nada bien recibida fue anunciar que una vez sea presidente ordenaría poner en los barrios donde habita la población más carente de recursos "instalaciones sanitarias" donde los pobres podrían recibir gratis un baño y un corte de pelo. Tampoco cayó nada bien su llamamiento a los inversores extranjeros a no arriesgar sus capitales en el Uruguay hasta tanto no se supieran los resultados de las elecciones, un consejo considerado "antipatriótico" por la mayoría de los ciudadanos.

No han sido esos los únicos deslices de Mujica y Lacalle, pero para peor, en algunos momentos de la campaña uno y otro se concentraron más en descalificarse mutuamente que en difundir sus programas. Evidentemente desencantado, el electorado les ha retirado apoyo, se debate en la duda de por quién votar, o ya ha decidido anular su voto o depositarlo en blanco.

El gran ganador de estos errores es que el Partido Colorado -la otra gran fuerza política uruguaya- que aunque no sube, prepara ya con el Blanco una alianza para la segunda vuelta, con el fin de derrotar a la izquierda mediante el llamado "voto rosado".


José Mujica, un presidente sin corbata


Un graffiti dibujado en un muro de esta capital dice: "Alerta Uruguay: se viene un presidente sin corbata", en alusión a José Mujica.

De 75 años, Mujica fue uno de los fundadores del Movimiento de Liberación Nacional (MLN) Tupamaros, que operó en Uruguay en los años 1960-1970. Por esa actividad fue detenido, pasó 14 años en diversas unidades militares y formó parte del grupo de líderes del MLN conocidos como "los rehenes", entre los que se encontraba el líder y fundador de esa guerrilla, Raúl Sendic.

Después del retorno a la democracia , sale en libertad en 1985 beneficiado por una amnistía a presos políticos. Tras varios años de la apertura democrática crea, junto con otros referentes del MLN, el Movimiento de Participación Popular (MPP) dentro del Frente Amplio.

Mujica fue elegido diputado en las elecciones de 1994 y senador en 1999. En los comicios de 2004 fue el legislador con mayor cantidad de votos, cargo al que renunció al ser designado Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca en marzo de 2005. Abandona esa cartera el 3 de marzo del 2008 y regresa a su banco en el Senado.

El Congreso Extraordinario del FA en diciembre de 2008 lo proclamó como el candidato oficial de la coalición de izquierda para presentarse a las elecciones internas de 2009. Allí fue elegido candidato a la Presidencia en los comicios del próximo domingo 25 de octubre.

Conocido entre propios y adversarios como "el Pepe", está casado con la senadora Lucía Topolansky y no tiene hijos. Un lenguaje campechano, abierto, desprovisto de retórica, plagado de términos populares y con frecuentes frases imprevisibles constituyen rasgos que extasían a unos y generan el rechazo de otros. Al momento de definir la forma en que iba a adentrarse en la contienda electoral de este año, Mujica advirtió que "la democracia empieza en la oreja, escuchando a todo el mundo".El candidato habló en la ceremonia de cierre de campaña del FA, desarrollada el miércoles en la capitalina Avenida 18 de Julio."Estamos a pocas horas de demostrar que el Frente Amplio es la fuerza política y central de este país y lo es por derecho justo porque tiene el máximo apoyo de las masas en el Uruguay", destacó. Y en otra parte de su intervención y con su típico decir de masas enfatizó: "la elección no la ganá el Pepe ni la fórmula (candidatura), la ganá vos, la ganá el Frente" .

La condena al 'Goyo' Álvarez


Esta misma semana era condenado a 25 años de prisión el ex presidente de facto Gregorio Álvarez (1981-1985) por el homicidio de 37 personas durante el último gobierno militar.También fue condenado a 20 años de cárcel el ex marino Juan Carlos Larcebeau, por otros 29 homicidios cometidos durante el período militar, entre 1973 y 1985.Los crímenes se cometieron en el marco del llamado Plan Cóndor, la operación coordinada por los gobiernos militares del Cono Sur para secuestrar y asesinar a opositores políticos. Las víctimas fueron secuestradas y torturadas en la vecina Argentina y trasladadas a Uruguay en 1978, donde fueron asesinados. Sus cuerpos nunca fueron hallados.

Álvarez, de 83 años, era Comandante del Ejército cuando se cometieron los delitos.
El ex militar, que está en prisión desde diciembre de 2007 por esta causa, no se presentó a la lectura de la sentencia, aduciendo problemas de salud. Según la fiscalía uruguaya, por el cargo que ejercía, Álvarez debió estar al corriente sobre los traslados clandestinos de opositores entre Buenos Aires y Montevideo. El abogado que representó a las víctimas, Oscar López Goldaracena, dijo que la sentencia del juez Luis Charles era una “
dignificación de las víctimas”.

Se cree que al menos 200 opositores fueron “desaparecidos” durante el régimen de facto en Uruguay, la mayoría de ellos en Argentina.

Álvarez no es el único ex mandatario en enfrentar cargos por el secuestro y asesinato de personas durante el gobierno militar. El ex presidente Juan María Bordaberry y su canciller, Juan Carlos Blanco, también se encuentran en prisión acusados de abusos, al igual que una decena de militares que son investigados por la Justicia.
La Ley de Caducidad, inconstitucional


La condena a Álvarez y Larcebeau se produjo pocos días después de que la Corte Suprema de Justicia declarara la inconstitucionalidad de la llamada Ley de Caducidad, que amnistió a militares que cometieron violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar. La ley podría ser anulada este domingo a través de un plebiscito, que coincidirá con las elecciones presidenciales.

El pronunciamiento del máximo tribunal uruguayo se produjo en el marco de la causa en que se investiga la muerte de la joven profesora Nibia Sabalsagaray, quien fue asesinada en 1974 en un cuartel militar.
En febrero de este año las dos cámaras del Parlamento entregaron a la Suprema Corte de Justicia su dictamen a favor de declarar inconstitucional la Ley de Caducidad, aprobada en 1986 y ratificada en 1989 en otro referendo.

A sólo unos días de la consulta popular para que la ciudadanía se pronuncie acerca de la normativa, cuatro de los cinco jueces de la Corte Suprema votaron a favor de la inconstitucionalidad. Los magistrados entendieron que la norma viola la separación de poderes y que no puede ser entendida como una ley de amnistía, pues no fue aprobada según lo regulado por la Constitución para ese tipo de instrumento legal.

Uruguay hacia un segundo gobierno progresista
Por Raúl Zibechi
La Jornada
Es muy probable que el próximo domingo la mayoría absoluta de los uruguayos elija a José Mujica presidente. En caso de que no alcanzara a superar 50 por ciento de los votos, habría que esperar un mes más para que en un balotaje se defina la presidencia entre el líder tupamaro y el ex presidente neoliberal Luis Alberto Lacalle. De un modo u otro, el triunfo de Mujica es un hecho. Un segundo gobierno del Frente Amplio premiará una gestión considerablemente mejor que las anteriores.

¿Qué ha cambiado en Uruguay en los cinco años de gobierno progresista? El Estado es más fuerte y cuenta con mayor legitimidad; el pequeño y frágil país, rodeado de dos gigantes, es algo más viable que antes, cuenta con mayor autonomía energética y tiene planes de futuro; la pobreza ha caído de 30 a 20 por ciento, por las políticas sociales y la excepcional coyuntura internacional para las exportaciones; el sistema de salud se ha democratizado, siendo la principal reforma estructural del gobierno de Tabaré Vázquez; el salario real creció por primera vez en muchos años, la desocupación bajó a la mitad y se instaló la negociación colectiva Estado-empresarios-sindicatos, que redundó en un crecimiento sostenido de la afiliación sindical, aun en ramas donde nunca había existido organización laboral.
Por otro lado, la producción agropecuaria creció exponencialmente, con la introducción masiva de técnicas como la siembra directa y la alimentación del ganado en espacios cerrados, materias en las que este país tenía considerable retraso. El crecimiento agropecuario favorece a los grandes productores vinculados a multinacionales de la soya y otros granos, y a los grandes frigoríficos, lo que supone una profundización del modelo neoliberal en el campo o, se si prefiere, un avance del agronegocio. En contrapartida, los pequeños productores, sobre todo los vinculados al sector lechero, se han visto perjudicados y una parte abandonó el rubro pese a la política oficial de apoyo a la producción láctea.


En estos cinco años, alrededor de 25 por ciento de las tierras cultivables pasaron a manos de extranjeros, sobre todo argentinos y brasileños, sin que el parlamento haya limitado la compra por foráneos en las zonas fronterizas. El 40 por ciento de la producción de carne, principal rubro de exportación, y un porcentaje mayor del arroz, están controlados por grandes empresas brasileñas, con lo que los principales exportadores pertenecen ahora a ese país. En paralelo, el proyecto forestal sigue en pie pese a la crisis global, lo que implica que a la fábrica de celulosa Botnia le seguirán dos o tres más, dependiendo de la evolución de la economía mundial.
Con todo y que el país no ha abandonado, sino profundizado el modelo, la mayor parte de la población –en especial los más pobres– cuenta con mayores ingresos y tiene expectativas de futuro algo mejores que en el pasado. La introducción del Plan Ceibal (una laptop por niño en edad escolar que se ampliará a secundaria) es la iniciativa que cuenta con mayor apoyo social. Es probable que en los próximos 10 años contribuya a disminuir la brecha entre los más ricos y los más pobres, diferencia que las políticas sociales apenas han modificado. El objetivo de las elites políticas es convertir al país en un polo de alta cualificación laboral especializado en tecnologías avanzadas, por lo cual la difusión de la computación forma parte central de ese proyecto.

¿Qué se puede esperar del gobierno de Mujica? En las grandes líneas, continuará los trazos del gobierno de Vázquez. Los equilibrios internos en el Frente Amplio, de hecho el moderado Danilo Astori será su vicepresidente, y en el conjunto de la sociedad uruguaya se tornan inviables virajes más o menos profundos o radicales. Con Mujica habrá una mejora en las relaciones con los socios del Mercosur, deterioradas desde el conflicto por la celulosa con Argentina y porque Uruguay acusa a sus vecinos de proteccionismo.
Mientras Cristina Kirchner sea presidenta, y Lula siga en Planalto, el segundo gobierno progresista uruguayo se esforzará por minimizar los conflictos y diferencias, y profundizará la integración regional, tanto en relación al Mercosur como en la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas). En este sentido, no parece posible que vuelvan a registrarse coqueteos para firmar un tratado de libre comercio con Estados Unidos como sucedió en la primera parte del actual gobierno, a impulso del presidente Vázquez y su ministro de Economía, el futuro vicepresidente.

Tampoco parece posible que Uruguay se integre a la Alba. Más allá de las simpatías personales entre Chávez y Mujica, el proceso uruguayo es bien diferente del de Venezuela, Bolivia y Ecuador, por poner tres ejemplos. Uruguay atravesó la década neoliberal sin que su sistema político sufriera el menor traspié, siendo la continuidad institucional el signo distintivo de un país con fuerte tradición estadocéntrica, en todos los sectores sociales, en todo el abanico político e ideológico. La ausencia de movimientos sociales de los excluidos, no sólo lo diferencia del resto de los países del continente, sino que es consecuencia, precisamente, de esa fuerte impronta estatal que ha calado tan hondo en la izquierda política y social. Mientras el sistema político de los países andinos mencionados se vino abajo y en Argentina la estructuras políticas crujieron fuerte auspiciando el que se vayan todos, en Uruguay los grandes debates, como las privatizaciones, se zanjaron votando.
Uno de los cambios que pueden producirse es la anulación de la Ley de caducidad, que pondría fin a una legislación infame que avala la impunidad de los militares que violaron los derechos humanos. En todo caso, el actual gobierno consiguió agujerar la legislación y llevó a la cárcel a los más conspicuos violadores. La anulación cerraría un ciclo histórico que no pudo clausurarse 20 años atrás, cuando la derecha ganó un referendo que avaló la continuidad de la impunidad.

(Fuentes: Agencia PÚLSAR, ANSA-Latina, Prensa Latina,BBC-Mundo y La Jornada-México)

No hay comentarios:

Archivo de Pepitorias

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats