Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

16.4.09

Latinoamérica:Relaciones con EE.UU

OBAMA PISA SUELO LATINOAMERICANO EN MÉXICO, PERO LA REGIÓN LE ESPERA CON UNA AMPLIA Y COMPLICADA LISTA DE DEMANDAS, ENTRE ELLAS EL FIN DEL BLOQUEO A CUBA, EN LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS


El presidente Obama inicia hoy en México su primera visita a un país latinoamericano. Lo hace en vísperas de la Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago. Las expectativas por ambas visitas son grandes. La de México, aunque no tan complicada, tampoco va a ser un camino de rosas.

Uno de los puntos de la agenda entre Obama y Felipe Calderón es el migratorio, complicado por la crisis económica y la pérdida de empleos en los Estados Unidos. La Confederación Nacional Campesina (CNC) recibe al mandatario del Norte con un comunicado en el que le pide que cese la persecución de mexicanos y que elimine las fuertes medidas de seguridad que ponen en riesgo la vida de miles de indocumentados que cruzan la frontera norte por la necesidad de trabajar y subsistir. El presidente de la CNC, Cruz López, dijo en vísperas de la visita presidencial, en conferencia de prensa, que el gobierno de México debe abogar por una reforma migratoria conveniente para los dos países.

Por su lado Greenpeace México exige a ambos mandatarios que se comprometan de manera decisiva a tomar medidas que permitan hacer frente al cambio climático y evitar los efectos catastróficos del fenómeno. “El encuentro de Obama y Calderón abre la oportunidad para que asuman el liderazgo necesario para resolver temas bilaterales como la inseguridad, el narcotráfico, la migración o la crisis financiera", dice la organización ambientalista.


Se estima que unos 12 millones de personas indocumentadas viven en Estados Unidos, la gran mayoría de ellas mexicanas. En la víspera del viaje la Secretaria de Seguridad de Obama, Janet Napolitano, anunció la creación de un "zar de la frontera", el ex fiscal federal Alan Bersin, quien deberá encargarse precisamente de supervisar las medidas contra el narcotráfico y la inmigración ilegal.

En México, por la crisis económica, se cree poco probable un compromiso específico de Obama sobre la reforma migratoria. Tampoco es probable que el Congreso autorice mayores controles sobre la exportación de armas, para evitar que lleguen a los carteles mexicanos de la droga. Sí se predicen más medidas de seguridad fronteriza, con la escusa de la lucha contra el narcotráfico.

Está previsto que el presidente estadounidense prometa acelerar la entrega de helicópteros y otros equipos para luchar contra el narcotráfico en el marco de la denominada Iniciativa de Mérida. Con toda probabilidad Obama admitirá públicamente -como ya lo hizo Hillary Clinton el mes pasado- la responsabilidad de Estados Unidos por no haber reducido la demanda interna de drogas. Horas antes de su partida, Obama decretó sanciones económicas y financieras contra líderes de los carteles de Sinaloa, Los Zetas y La Familia Michoacana.

Cumbre de los Pueblos , también en Trinidad Tobago


La Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago , será la verdadero presentación de Barak Obama ante el continente y el momento para escuchar allí las voces de Latinoamérica. Cuba no esta invitada, pero desde luego no va a estar ausente. Previamente a esa cumbre, comenzó en la capital del archipiélago, Puerto España la IV Cumbre de los Pueblos, con la participación de las organizaciones sociales que integran la Alianza Social Continental. El tema central e esta ocasión es la política hemisférica frente a la crisis global. Pero, además, aprovechando el contexto de la Cumbre de las Américas, debatirán sobre la política de Estados Unidos en el continente, las alternativas de integración a partir de los pueblos, las migraciones y la militarización-seguridad.

Y también en este contexto, la Cumbre de los Pueblos pedirá el cese del bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba, establecido hace 50 años. "Vamos a exigir una vez más el fin del ilegal e ilegítimo bloqueo norteamericano contra Cuba, incluso abordar otros asuntos como es la exclusión de Cuba de la Organización de Estados Americanos ”, asegura David Abdulah, presidente del comité organizador del foro. Abdulah, quien también es secretario general de uno de los dos sindicatos de trabajadores petroleros de Trinidad y Tobago, considera que para Washington la política hostil hacia la Cuba se ha convertido en un boomerang. “Si bien Estados Unidos desarrolló una serie de acciones como el bloqueo para aislar al país caribeño, es Estados Unidos quien se ha quedado aislado”, dice el líder obrero.

Cálculos conservadores revelan que el daño directo acumulado que ha provocado el cerco económico a Cuba supera los 93 mil millones de dólares, casi dos veces el PIB cubano. Al valor actual del dólar, equivaldría a no menos de 224.000 millones de dólares.

Una encuesta reciente difundida por la CNN las tres cuartas partes de los ciudadanos consultados consideró que Estados Unidos debe poner fin al bloqueo contra Cuba.

Los del ALBA se preparan para recibir a Obama

Y antes de acudir a Trinidad Tobago, los dirigentes de los países de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) realizan su séptima Cumbre Extraordinaria en la ciudad venezolana de Cumaná. Los jefes de Estado o Gobierno de Bolivia, Cuba, Dominica, Honduras, Nicaragua y Venezuela, tienen esta vez de invitados a los presidentes de Ecuador, Rafael Correa y de Paraguay, Fernando Lugo.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, asegura que se busca afinar posiciones ante la Cumbre de las Américas. Tanto Chávez como otros mandatarios del ALBA critican la ausencia de Cuba de esa reunión, una muestra más de los intentos de los gobiernos estadounidenses de aislar a la isla.

No se esperan 'milagros' en la Cumbre de las Américas


Obama ya ha eliminado algunas de las medidas de endurecimiento del bloqueo introducidas por Bush. Ahora la gran pregunta es si el presidente estadounidense llevará a Trinidad y Tobago nuevas propuestas, y no sólo en relación a Cuba. Aunque no se esperan 'milagros'

Tal vez proponga fortalecer la cooperación en materia de energía o comprometa su apoyo al aumento del capital del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero seguramente irá poco más allá de lo que ha anunciado él mismo.
Los dirigentes latinoamericanos han aplaudido varias de sus decisiones, como el cierre del campo de concenració de Guantánamo o el fin de las restricciones a los viajes y remesas de cubano-estadounidenses a Cuba. Pero la mayoría piensa que aún le queda a Obama un largo camino por recorrer para mejorar la imagen de su país, muy dañada por su predecesor, George Bush.

Obama se enfrenta ahora a un panorama muy diferente al que tuvo Bush en 2001, cuando asistió a su primera Cumbre de las Américas en Québec. Y mucho más que cuando, en 1994, el entonces Bill Clinton presidió en Miami la cumbre inaugural, convocada para abrir la fallida negociación hacia un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

"América Latina avanza en sus propios términos", explica Geoff Thale, de la Oficina en Washington sobre América Latina (WOLA). "La era del dominio estadounidense del hemisferio se acabó. La pregunta que los líderes se harán mientras Obama les dirija la palabra es: ¿qué relevancia tiene hoy Estados Unidos para la región?"

El comercio también ocupará un buen lugar en la agenda de Puerto España, dada la falta de ratificación por parte del Congreso de los acuerdos con Panamá y Colombia. De todos modos, las cuestiones comerciales no ocuparán el espacio central de anteriores cumbres.
Obama está a favor de acelerar la sanción del acuerdo con Panamá, al mismo tiempo que pretende imponer cláusulas sobre protección de los derechos sindicales en el tratado con Colombia.
Pero el libre comercio continental se verá desplazado del centro de la agenda por la crisis financiera mundial y las intenciones de Estados Unidos hacia Cuba.

Respecto a la crisis, se prevé que Obama no se aleje mucho de lo que dijo en la cumbre del G-20 respecto a la necesidad de tomar medidas para proteger de la crisis a "los más pobres entre los pobres", entre ellas, alentar el microcrédito. También se cree que anunciará su apoyo a la propuesta de aumentar el capital del BID a 280.000 millones de dólares.
Y sobre Cuba la mayoría de los expertos creen que se oirá la voz de los países latinoamericanos cuya inmensa mayoría está por levantar el bloqueo. "No creo que haya un solo asunto que los latinoamericanos consideren más importante como señal de cambio", dice el presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Peter Hakim.

La nueva Suramérica
Por Ignacio Ramonet (*)


En El Salvador, la reciente victoria de Mauricio Funes, candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tiene un triple significado. Por primera vez, la izquierda consigue arrebatarle el mando a la derecha dura que había dominado siempre este país desigual (el 0,3% de los salvadoreños acapara el 44% de la riqueza), con más de un tercio de los habitantes bajo el umbral de pobreza y otro tercio obligado a emigrar a Estados Unidos.
Este éxito electoral demuestra, además, que el FMLN tuvo razón al abandonar, en 1992 y en el contexto del fin de la guerra fría, la opción guerrillera (después de un conflicto de doce años que causó 75.000 muertos), y al adoptar la vía del combate político y de las urnas. A estas alturas, en esta región, un movimiento guerrillero armado está fuera de lugar. Ese es el mensaje subliminal que transmite, en particular a las FARC de Colombia, esta victoria del FMLN.


Por último, confirma que los vientos favorables a las izquierdas siguen soplando con fuerza en Suramérica (1). Desde la histórica victoria de Hugo Chávez en Venezuela hace diez años, que abrió el camino, y a pesar de las campañas de terror mediático, más de una decena de Presidentes progresistas han sido elegidos por voto popular con programas que anuncian transformaciones sociales de gran amplitud, redistribución más justa de la riqueza e integración política de los sectores sociales hasta entonces marginados o excluidos.

Cuando en el resto del mundo, y muy particularmente en Europa, las izquierdas, alejadas de las clases populares y comprometidas con el modelo neoliberal causante de la crisis actual, parecen agotadas y desprovistas de ideas, en Suramérica, estimuladas por la poderosa energía del movimiento social, los nuevos socialistas del siglo XXI desbordan de creatividad política y social. Estamos asistiendo a un renacimiento, a una verdadera refundación de ese continente y al acto final de su emancipación, iniciada hace dos siglos por Simón Bolívar y los Libertadores.


Aunque muchos europeos (hasta de izquierdas) lo sigan ignorando -a causa de la colosal muralla de mentiras que los grandes medios de comunicación han edificado para ocultarlo-, Suramérica se ha convertido en la región más progresista del planeta. Donde más cambios se están produciendo en favor de las clases populares y donde más reformas estructurales están siendo adoptadas para salir de la dependencia y del subdesarrollo.

A partir de la experiencia de la Revolución Bolivariana de Venezuela, y con el impulso de los presidentes Evo Morales de Bolivia y Rafael Correa de Ecuador se ha producido un despertar de los pueblos indígenas. Asimismo, estos tres Estados se han dotado significativamente, por vía de referéndum, de nuevas Constituciones.

Removida en sus cimientos por vientos de esperanza y de justicia, Suramérica ha dado también un rumbo nuevo al gran sueño de integración de los pueblos, no sólo de los mercados. Además del Mercosur, que agrupa a los 260 millones de habitantes de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, la realización más innovadora para favorecer la integración es la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Sus miembros (2) han conseguido una estabilidad que les ha permitido consagrarse a la lucha contra la pobreza, la miseria, la marginalidad, el analfabetismo, para asegurar a los ciudadanos educación, salud, vivienda y empleo dignos. Han obtenido asimismo, gracias al proyecto Petrosur, una mayor cohesión energética y también un aumento significativo de su producción agrícola para avanzar hacia la soberanía alimentaria. Gracias a la creación del Banco del Sur y de una Zona Monetaria Común (ZMC), progresan igualmente hacia la creación de una moneda común cuyo nombre podría ser el sucre (3).

Varios Gobiernos suramericanos (4) dieron, el 9 de marzo pasado, un paso más que parecía inconcebible: decidieron constituir el Consejo de Defensa Suramericano (CDS), un organismo de cooperación militar creado a través de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), organización fundada en Brasilia en mayo de 2008.

Gracias a estos recientes instrumentos de cooperación, la nueva Suramérica acude más unida que nunca a su gran cita con Estados Unidos en la Cumbre de las Américas que se celebra en Puerto España (Trinidad y Tobago) del 17 al 19 de abril. Allí, los mandatarios suramericanos debatirán con el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, quien expondrá su visión de las relaciones con sus vecinos del sur.

En su reciente visita a Washington, el Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, le pidió a Obama que levantase por completo el embargo económico contra Cuba, argumentando que es algo a lo que se oponen todos los países de la región (5). El pasado 11 de marzo, Washington había anunciado que los cubanoamericanos podrán visitar a quien deseen en la isla una vez al año y permanecer en ella tanto tiempo como quieran. Aunque durante su campaña electoral, Obama prometió mantener el embargo parece que se avecina una era de acercamiento entre La Habana y Washington. Ya era hora. Queda pendiente normalizar también las relaciones con Venezuela y Bolivia. Más ampliamente, Washington debe admitir que aquello del "patio trasero" pasó a la historia. Que los pueblos de Suramérica se han puesto en marcha. Y que, esta vez, no se detendrán.
Notas:
(1) El concepto de Suramérica, del que se proclama partidario el bolivarianismo venezolano, rebasa el de "América Latina". Porque reconoce la participación de las naciones indígenas y de los afrodescendientes; y abarca a países y territorios cuya "latinoamericanidad" sigue siendo cuestionada. En otras palabras, el concepto tradicional de "América Latina" se queda corto para definir el espacio suramericano como conjunto de realidades, desde Río Grande y el Caribe hasta la Tierra de Fuego.
(2) Bolivia, Cuba, República Dominicana, Honduras, Nicaragua y Venezuela (Ecuador es país observador).
(3) Sistema Único de Compensación Regional.
(4) Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
(5) Costa Rica y El Salvador, los dos únicos países de la región que no tenían relaciones diplomáticas con La Habana, anunciaron en marzo pasado su decisión de restablecerlas.


(*) Ignacio Ramonet es el director de Le Monde Diplomatique. Este artículo ha sido distribuido por Adital.

(Fuentes:ANSA-Latina, IPS, Adital, Prensa Latina y Adital-Le Monde Diplomatique)

No hay comentarios:

Archivo de Pepitorias

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats