Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

31.3.09

Paraguay:Cambio y crisis

LOS CAMPESINOS EXIGEN LA REFORMA AGRARIA Y AMENAZAN CON GRANDES MOVILIZACIONES. EL VICEPRESIDENTE SE ENFRENTA AL PRESIDENTE LUGO, EN UNA NUEVA MUESTRA DE LAS PUGNAS EN EL INTERIOR DEL GOBIERNO


Tras las movilizaciones la semana pasada, con miles de agricultores en las calles de Asunción, la Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas (MCNOC) advirtie ahora al Gobierno de Fernando Lugo que si no avanza la reforma agraria intensificarán sus medidas. La organización campesina anunció que bloquearán rutas nacionales y ocuparán propiedades privadas si antes del 30 de abril próximo no hay respuestas claras del Gobierno.
Pablo Ojeda, dirigente de la Mesa, recordó que el actual presidente Fernando Lugo se comprometió, durante su campaña electoral, a realizar la reforma agraria en el país.
"Hasta el momento Lugo no dio señales de sus planes de reforma agraria", sostuvo el campesino. Argumentó que la gente que trabaja la tierra "sigue siendo tan pobre como antes". Agregó, además, que "lo peor" es que "no recuperó tierras entregadas a personas no beneficiadas por leyes agrarias, como los extranjeros".
La Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas (MCNOC) le reclama al Gobierno que expulse por decreto a los empresarios sojeros brasileños, a los que se entregó ilegalmente tierras boscosas, en el pasado.
La conflictividad en el campo es una herencia de los 61 años de los anteriores gobiernos 'colorados', que repartieron tierras a aquellos que no eran beneficiarios de la reforma agraria, conocidas como tierras malhabidas o mal adjudicadas; en donde se ha deforestado más del 90% de la masa boscosa en los últimos 50 años en la Región Oriental para la implementación de ganadería y agricultura empresarial; y se acelera el proceso de deforestación en la Región Occidental-Chaco.

En este periodo se ha instalado un modelo extractivo de los recursos naturales caracterizado por el uso intensivo de plaguicidas y fertilizantes sintéticos, destrucción de bosques y consiguiente pérdida de biodiversidad, sin ningún tipo de planificación, zonificación, hechos que en los últimos años provocó la expulsión de las comunidades campesinas y de las comunidades de los pueblos indígenas.

Honda división en el seno del gobierno

El vicepresidente de Paraguay, Federico Franco, acusa al mandatario, Fernando Lugo, de gobernar "para sus amigos", en una profundización de las diferencias políticas entre ambos. La acusación se produce, además, cuando Lugo se halla fuera del país, en visita oficial a Qatar.

La crisis tiene que ver con el uso de un subsidio por 8 millones de dólares prometido por Lugo a productores de sésamo de San Pedro, el departamento en el que fue obispo, a través de la organización que encabeza el dirigente campesino Elbio Benítez, amigo de Lugo. El vicepresidente Franco cuestionó severamente a Benítez, como lo había hecho antes una cámara de empresarios agropecuarios. Franco es presidente del Partido Liberal, hasta ahora el soporte principal de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), que llevó al poder a Lugo y aportó el mayor caudal de votos (alrededor del 70%) dentro de la coalición.

Desde la toma de posesión de ambos, en agosto de 2008, se produjeron numerosos roces, por ejemplo por el hecho de que Lugo nombró como ministros a dirigentes liberales opuestos a la corriente oficialista que preside Franco. Posteriormente, Lugo excluyó a Franco en varias negociaciones clave.

En el caso del subsidio a los productores de sésamo el vicepresidente Federico Franco sostiene que favorecerá solo al 8 por ciento de los cultivadores. El vicepresidente Franco y asegura que se opone a la subvención porque "no se puede gobernar para los amigos, hay que gobernar para todos los paraguayos". Con el vicepresidente Franco y contra el presidente Lugo se alía también el ministro de Agricultura, Cándido Vera, que califica de "delincuente" al dirigente campesino Elbio Benítez y que, para no avalar el subsidio, ha tomado unas 'vacaciones' de 10 días.
Pero el jefe de Gabinete de la Presidencia, Miguel López Perito, defiende la legalidad de la ayuda de ocho millones de dólares que Lugo ratificó antes de viajar a Qatar , tras reunirse con el gobernador del departamento de San Pedro, José Ledesma, y el líder campesino de la zona, Elvio Benítez. Ledesma y Benítez apoyan la movilización de los productores de San Pedro, la región más pobre del país, donde Lugo fue obispo durante una década, para que el Estado financie la comercialización de sésamo y asuma las pérdidas causadas por la sequía.
Algunos legisladores y dirigentes políticos liberales de la corriente oficialista se refieren ya en los últimos días a la necesidad de reconsiderar el apoyo parlamentario al presidente Lugo.
Esta dependencia rales le esta causando serios problemas a Fernando Lugo y la situación puede ir empeorando si no lograr crear una base política que apoye sus iniciativas, lo que no es fácil. Incluso sumando a todos los sectores que conformaron la Alianza Patriótica para el Cambio, el mandatario no contaría con la mayoría.
La colombianización de Paraguay

Por Ricardo Steimberg (*)

La producción de marihuana en Paraguay, es un problema mucho más grave de lo que se cree y los números que se manejan no son reales. Existe un supuesto combate a la marihuana, al menos como marketing, pero en realidad, lo único que se ha logrado, hasta ahora, fue justificar una impresionante cantidad de gastos y conservar ciertos puestos claves, en lugares de muy alto nivel. Quienes se beneficiaron con los tibios intentos por contener el constante aumento de hectáreas sembradas, son todos los intermediarios que intervienen en este sucio negocio.

Desde el proveedor de la semilla, hasta el más encumbrado de los parlamentarios, que sin su protección, las plantaciones y la cadena de distribución, no sería posible.Los operativos que se realizan son más cinematográficos que efectivos, sin embargo la publicidad deja a todo el mundo contento.

En realidad no hay mucho dinero que venga del exterior, para combatir a este flagelo, ya que la marihuana no figura como prioridad de este o cualquier otro gobierno que hayamos nosotros tenido.

Esa subestimación hacia esta creciente actividad delictiva ha permitido que ella creciera hasta dimensiones impensadas.Y ha nacido como consecuencia de la desprotección que el campesino paraguayo sufrió a través de toda su historia.


No se le ayudó jamás a estructurar una línea de distribución donde no hubiera terceros codiciosos. Nunca se propició desde el Estado, una política de desarrollo rural, o una mínima infraestructura, ni la capacitación técnica al campesinado, para que este obtuviera su auto-abastecimiento. Es más, a eso jamás se le dio importancia.

Hoy se sufre el empobrecimiento del pequeño productor, que nunca aceptó cooperativizarse, por lo que la necesidad, la desesperación y la miseria lo llevaron directo hacia las garras de los carteles de la marihuana paraguaya. Según las Naciones Unidas, Paraguay es el segundo productor mundial con 6 mil toneladas al año, siguiéndole muy de cerca a México con 7 mil toneladas y media, habiendo desplazado al tercer lugar a Colombia.
Todos estos datos son muy relativos, ya que nunca se han hecho mediciones precisas y generalmente se tiran cifras al aire y manejado variables poco certeras, como que la marihuana se cultiva dos veces por año, y rinde de 3 toneladas por hectárea, que en Paraguay existen 30.000 hectáreas plantadas y que tiende a crecer el área cultivable.
Habiéndose iniciado los primeros cultivos con fines comerciales en San Pedro, fue expandiéndose luego por Canindeyú, Amambay y Concepción. Para su cuidado, se establecieron muchos asentamientos campesinos armados hasta los dientes. Muy bien entrenados, con equipos de comunicación que hasta la misma policía los envidia. Se movilizan en camionetas 4 x 4 nuevas, sin mucha dificultad, ni ser detenidos por ninguna barrera.Los mismos traficantes cuentan que de diez cargamentos, dos caen y ocho llegan. De esos dos, algo siempre se pierde por el camino, como parte de ciertos favores recibidos, justamente por esa misma protección que las fuerzas del orden le dan al brillante negocio.

En Colombia, se está erradicando los cultivos de marihuana con fumigaciones intensivas de glifosato, justamente el mismo agro-tóxico que en Paraguay se usa para la soja. Actualmente en aquel país 16 de los 23 departamento están tomados por los traficantes disfrazados de guerrilleros. En Paraguay 4 departamentos es poco para la avidez de un comercio que crece a pasos agigantados. Brasil no puede abastecerse por lo que, los traficantes ya piensan incrementar su comercio.De diez a doce mil guaraníes por kilo cosechado y óptima calidad es una cifra demasiado tentadora para comunidades aisladas y muy pobres. No existe un producto hortigranjero que pueda llegar a equipararse. Por lo tanto ya se tiene otro problema social en puerta.Estamos aún a tiempo de cortar de raíz todo el circuito, solo depende de los nuevos funcionarios que ya le otorguen el rótulo de máxima prioridad, pasando a segundo plano las continuas rencillas políticas de conventillo.
(*) Artículo publicado en Neike.com.py

(Fuentes: Agencia PÚLSAR, RadioViva, ANSA-Latina, EFE, AbcColor, jakueke.com y Neike)

No hay comentarios:

Archivo de Pepitorias

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats