Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

5.3.08

Ecuador-Colombia

QUITO INSTA A LA OEA A VERIFICAR LA AGRESIÓN Y PROPONE EL DESPLIEGUE DE UNA FUERZA MULTINACIONAL EN LA FRONTERA. LAS FARC SUSTITUYEN A REYES POR JOAQUIN GOMEZ Y DICEN QUE EL ATAQUE ANULA LA VÍA DIALOGADA DEL CONFLICTO

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) celebró ayer una tensa reunión que terminó sin acuerdo sobre el conflicto abierto entre Colombia y Ecuador, al que volvió a sumarse verbalmente Venezuela. Sobre la mesa estaba la celebración de una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores del continente, la creación de una comisión en torno a lo ocurrido el sábado en el ataque colombiano a un campamento de las FARC en territorio de Ecuador y una declaración conjunta de todos los países miembros.


El único punto en el que se atisba un acuerdo futuro es en la reunión de los cancilleres. Ecuador deseaba que fuese el martes próximo, y Colombia deseaba esperar hasta el 25 de marzo, por lo que ambas partes acordaron la fecha de consenso del 18 de marzo. Sin embargo, la celebración de la reunión depende del acuerdo en los otros puntos.

Ecuador desea que la comisión sea de verificación in situ de los hechos, a lo que Colombia se niega. Los colombianos solo aceptarían una comisión de exploración política sobre el conflicto. La declaración conjunta provocó los más encendidos debates. Ecuador, con el apoyo fundamentalmente de Venezuela, Bolivia y Argentina, desea que la OEA emita una declaración de condena de lo ocurrido, a lo que Colombia, con el respaldo de Estados Unidos, se opone.

Después de celebrar la sesión pública, todos los embajadores ante la OEA se recluyeron para debatir las conclusiones. No hubo acuerdo, y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se reunió en solitario con los representantes de Colombia y Ecuador para intentar romper el bloqueo. Antes del inicio de las reuniones a puerta cerrada, el encuentro estuvo cargado de tensión en torno a la incursión el sábado del Ejército y la Policía colombianos en territorio ecuatoriano para atacar un campamento de las FARC.

Ecuador, que estuvo representado por su ministra de Relaciones Exteriores, María Isabel Salvador, denunció “la violación a la soberanía y el territorio” y aseguró que “no será suficiente una disculpa diplomática”.

Colombia, por su parte, justificó el ataque y además reiteró sus acusaciones a los gobiernos ecuatoriano y venezolano de colaborar con las FARC, lo que a su juicio constituye una violación de los acuerdos de la ONU y la OEA sobre terrorismo.

Venezuela se alineó con Ecuador e incluso fue más lejos que el gobierno de Quito al acusar a Colombia de ser un “enclave guerrerista”, de practicar el “terrorismo de Estado y el genocidio” y poner en peligro la paz y la estabilidad del continente. Jorge Valero, embajador ante la OEA y viceministro para América del Norte y Asuntos Multilaterales de Venezuela, calificó de “pirotecnia diplomática”, “falacias y mentiras” las acusaciones de Colombia de que el ejecutivo que preside Hugo Chávez facilitó dinero y armas a las FARC.

Fuerza multinacional de paz para vigilar la frontera

Ecuador propone la formación de una fuerza multinacional de paz para cuidar la frontera de Colombia, en caso de que ese país no la vigile, informó el ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea.

Larrea explicó en la Asamblea Constituyente (AC) que en el lado colombiano de la frontera con Ecuador no hay guarniciones militares que protejan la zona, donde existe una fuerte presencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El ministro reiteró que "el Estado ecuatoriano no es responsable de cuidar la frontera colombiana. Esa es responsabilidad de Colombia" , puntualizó. "Nuestro planteamiento a la comunidad internacional, a la OEA (Organización de Estados Americanos) y a la ONU es que, si Colombia no puede cuidar su frontera, exista una fuerza multinacional de paz", dijo ante la AC con sede en la ciudad de Montecristi, en la provincia costera de Manabí.

Larrea reiteró el rechazo del gobierno ecuatoriano a la incursión militar colombiana del pasado sábado contra las FARC, en el cual murieron al menos 21 guerrilleros, entre ellos el número dos de esta guerrilla, Luis Edgar Devia, alias Raúl Reyes. El ministro ecuatoriano criticó toda acción violenta, definió al secuestro como "un delito de lesa humanidad" y añadió que Ecuador no está de acuerdo con el uso de la fuerza para dirimir conflictos internos o externos, sino que se los debe tratar por la vía pacífica. También indicó que las relaciones de Ecuador con Colombia antes del pasado 1 de marzo eran buenas y las de los jefes de Estado, Rafael Correa y Alvaro Uribe eran cordiales, por lo cual se confesó sorprendido por la acción colombiana.

"Está en juego la paz de la región, si es que la comunidad internacional no le pone un alto a esta acción", la cual puede reproducirse en cualquier país latinoamericano, señaló Larrea. "La comunidad internacional tiene que tomar una resolución que, a nuestro juicio, debe condenar los hechos, debe condenar la incursión colombiana en Ecuador", indicó. Para Larrea esa resolución debe "generar un protocolo básico de entendimiento, con apoyo de la comunidad internacional, y un compromiso de Colombia, no con Ecuador, sino con la comunidad internacional, de que va a respetar nuestra soberanía nacional". Ecuador respondió el lunes a la violación de la soberanía del país con la ruptura de relaciones diplomáticas con Colombia.

FARC: se anuló salida política al conflicto armado



En el primer comunicado tras la muerte de Raúl Reyes, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) afirman que además de tensionar las relaciones entre los países vecinos, la iniciativa colombiana golpeó "de gravedad las posibilidades del Intercambio Humanitario y anularon la salida política al conflicto con este régimen paramilitarizado y pro-yanqui".
El comunicado señala que Reyes cumplía una importante misión, pues era el responsable por las conversaciones que mantendría con el presidente de Francia, Sarkozy, a través de la intervención del presidente venezolano, Hugo Chávez. El tema central sería buscar soluciones para la situación de la ex candidata a presidencia de Colombia, Ingrid Betancourt, en poder de la guerrilla desde hace seis años.
El Secretariado General de las FARC califica de perversa y cínica la actitud irresponsable del mandatario Álvaro Uribe frente a todo que se logró construir en términos de diálogo y avances hacia el canje humanitario.
"La causa de la paz cimentada en la justicia social por la que el comandante Raúl Reyes ofrendó su vida, sigue ondeando en lo más alto de las montañas de Colombia, en la Plataforma Bolivariana, el Plan Estratégico de las FARC y en la voluntad inquebrantable de lucha de los guerrilleros y del pueblo en todo el país. A Raúl lo recordaremos siempre con profundo cariño, destacándose en él su firmeza revolucionaria, su perseverancia, su tesón y eficacia para dar a conocer ante la comunidad internacional la realidad de las FARC como ejército Revolucionario y, su entereza para dinamizar la estrategia bolivariana de unidad continental", afirma el comunicado.


El comandante Joaquín Gómez sustituye a Raúl Reyes



Comunicado Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC.
"Marzo 4 de 2008
Comunicado
1. Informamos al pueblo colombiano y a la opinión internacional, que ha muerto el comandante Raúl Reyes, revolucionario integral y ejemplar, que entregó toda su vida a la causa de los explotados, la liberación nacional y la Patria Grande que soñó Bolívar. Rendimos honores para él y para los otros 15 guerrilleros caídos a su lado.
2. El comandante, cayó cumpliendo la misión de concretar a través del Presidente Chávez, una entrevista con el presidente Sarkozy, donde se avanzara en encontrar soluciones a la situación de Ingrid Betancur y al objetivo del intercambio humanitario.
3. La alevosía del ataque, la perversidad y el cinismo mentiroso de Álvaro Uribe para deformar las circunstancias de la muerte del comandante Raúl, no solo tensionan peligrosamente las relaciones de este gobierno con las repúblicas hermanas, sino que golpearon de gravedad las posibilidades del Intercambio Humanitario y anularon la salida política al conflicto con este régimen paramilitarizado y pro-yanqui.
4. A los presidentes Hugo Chávez, Nicolás Sarkozy, Rafael Correa, Daniel Ortega, Cristina Fernández, Evo Morales y a todos los gobiernos amigos de la paz, a los familiares de los prisioneros y a esa inmensa mayoría que apoya el Intercambio Humanitario los alentamos a continuar luchando por el despeje de Florida y Pradera.
5. La causa de la paz cimentada en la justicia social por la que el comandante Raúl Reyes ofrendó su vida, sigue ondeando en lo más alto de las montañas de Colombia, en la Plataforma Bolivariana, el Plan Estratégico de las FARC y en la voluntad inquebrantable de lucha de los guerrilleros y del pueblo en todo el país. A Raúl lo recordaremos siempre con profundo cariño, destacándose en él su firmeza revolucionaria, su perseverancia, su tesón y eficacia para dar a conocer ante la comunidad internacional la realidad de las FARC como ejército Revolucionario y, su entereza para dinamizar la estrategia bolivariana de unidad continental.
6. Informamos que el comandante Joaquín Gómez ingresa a partir de la fecha como miembro pleno del Secretariado del Estado Mayor Central.
Honor y Gloria eterna para el comandante Raúl Reyes.
¡Por la Nueva Colombia, la Patria Grande y el Socialismo: Ni un paso atrás!

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP "



VÍDEO

Última grabación de Raúl Reyes

Saludo al II Congreso Continental Bolivariano celebrado en Febrero en Quito



COLOMBIA: ¿Terrorismo o beligerancia?



Por Constanza Vieira, agencia IPS
¿Terroristas o beligerantes? El mote de "terrorista" es un eje de la crisis desatada entre tres países andinos, Colombia, Ecuador y Venezuela, a raíz de la existencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
La declaración de "terrorista" está a la orden del día desde el 11 de septiembre de 2001 en todo el mundo. Gobiernos, organizaciones internacionales y medios de comunicación la anteponen a nombres de personas y grupos de índole diversa, aunque no se haya probado en juicio que lo son. La policía colombiana afirmó que documentos incautados a las FARC mostrarían de manera "patética, fehaciente, indiscutible" relaciones políticas directas de los gobiernos de Venezuela y Ecuador con las FARC, a las que Bogotá califica de "terroristas". Según el director de la Policía Nacional, Óscar Naranjo, Ecuador se suma a Venezuela en sostener contactos de nivel presidencial y de gabinete con la insurgencia. Los presidentes de ambos países han dicho este año que no limitan "con Colombia, sino con las FARC", debido al supuesto control territorial que ésta ejerce en zonas fronterizas. Esa guerrilla campesina, surgida en 1964 sobre las brasas del armisticio incompleto de la guerra conocida como La Violencia, figura en los listados de organizaciones terroristas de Estados Unidos y la Unión Europea. Los países latinoamericanos han evadido en la Organización de los Estados Americanos (OEA) tachar de terroristas a las FARC, a pesar de los intentos de los dos últimos gobiernos colombianos. Ante la aguda crisis suscitada por la muerte el sábado del portavoz internacional de las FARC, "Raúl Reyes", tras un ataque militar colombiano en territorio ecuatoriano que, según Quito, penetró 10 kilómetros frontera adentro, el único mandatario sudamericano que se refirió al "terrorismo" de las FARC fue Alan García, de Perú. Igual que sus pares latinoamericanos que se pronunciaron, García consideró inaceptable el ingreso de fuerzas militares colombianas a Ecuador. Pero el peruano anunció que buscaría acciones específicas interamericanas contra el "terrorismo", y se preguntó si no "hay una internacional terrorista en América". Ecuador rompió relaciones con Colombia y envió tropas a reforzar su frontera. Venezuela expulsó al embajador colombiano y ordenó cerrar su sede diplomática en Bogotá, despachando también fuerzas militares a las líneas fronterizas. La OEA será el escenario donde inicialmente se diriman las posiciones este martes, cuando, a instancias del presidente ecuatoriano Rafael Correa, se reúna en Washington el Consejo Permanente de esa organización hemisférica. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo que la reunión buscará "orientaciones que permitan alcanzar una solución pacífica a esta crisis, para así abordar los problemas de fondo que la han provocado". En enero, alguien vio lo que nadie veía en estos tiempos de "guerra contra el terrorismo". En Colombia lo publicó solamente el quincenario especializado Ámbito Jurídico en su edición del 18 de febrero. El 23 de enero, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa cuestionó la confección de "listas negras" de organizaciones o individuos terroristas, porque no respetan el debido proceso. Ese órgano, en el que están representados los 47 parlamentos nacionales de los países que integran el Consejo de Europa, instó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y a la Unión Europea a revaluar el procedimiento que utilizan para confeccionar los listados de terroristas. La resolución consigna que la herramienta, aunque es útil para la lucha contra el terrorismo, prejuzga. No existe un procedimiento para demostrar previamente en juicio el carácter de terrorista de quienes entran a esas listas. Los involucrados no tienen un mecanismo para defenderse ni para ser retirados, afirma la resolución. El Consejo de Europa, fundado en 1949, es un organismo paneuropeo dedicado a promover los derechos humanos y la democracia. Los "problemas de fondo" a los que se refirió Insulza el lunes comienzan por un espinoso asunto, el meollo de todo: la guerra colombiana de decenios, cuya existencia el gobierno actual no reconoce. Para éste, las FARC son simplemente "una amenaza terrorista". Últimamente, también pretende no reconocer que exista el secretariado de las FARC, cúpula ejecutiva de siete miembros de la que hacía parte Reyes, como sostuvo el sábado el principal asesor del presidente Álvaro Uribe, José Obdulio Gaviria. Ante la crisis que involucra a Colombia, Ecuador y Venezuela, los mandatarios de Brasil, Argentina, Chile y México han dicho que están dispuestos a ayudar. Sigue rodando la propuesta de crear un grupo de países que acompañe una negociación de paz seria, aunque Uribe se niega a que Venezuela lo integre. Insulza recordó que subsiste la crisis humanitaria generada por el secuestro prolongado de un grupo de personas a manos de las FARC, y que es preciso retomar pronto las gestiones que permitan su libertad. El problema, tanto para la paz como para la liberación de los rehenes, es que no se negocia con "terroristas". Precisamente por el pulso militar y político en torno al acuerdo humanitario, mediante el cual las FARC esperan liberar a 500 guerrilleros presos, entró en escena Chávez a mediados de agosto, designado por el propio Uribe como mediador. Cuando el colombiano cortó sus gestiones el 21 de noviembre, Chávez había avanzado más que nadie en los más de 10 años que lleva el drama de los rehenes. El 10 de enero, las FARC liberaron unilateralmente a dos políticas rehenes, por gestión del mandatario venezolano. Justo al día siguiente, en su discurso sobre el estado de la nación ante la Asamblea Nacional legislativa, Chávez reconoció a las guerrillas colombianas FARC y ELN (Ejército de Liberación Nacional, segunda insurgencia colombiana) como ejércitos jerarquizados estables con control territorial. El 17 de ese mes, Venezuela dio el primer paso para dar vida jurídica al reconocimiento de beligerancia de las FARC y el ELN, cuando la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo para respaldar la propuesta de Chávez. Es suficiente con que un solo gobierno extranjero reconozca ese estatus a una fuerza insurgente para que ésta pueda hacer presencia pública en ese país, tener vínculos diplomáticos con el mismo y quedar amparada por las Naciones Unidas para, por ejemplo, desplazarse para solicitar el mismo reconocimiento a otras naciones. Sus integrantes pueden obtener un pasaporte diplomático oficial, otorgado por el país extranjero que da el reconocimiento. Según las normas de las Naciones Unidas, esa declaratoria no es vinculante sino enunciante, y se adhieren a ella los países que quieran. La aprobación del Poder Legislativo de un país del estatus de fuerza beligerante de una insurgencia precede al paso definitivo, cuando la cancillería informa, mediante nota diplomática a las demás naciones, sobre esa decisión autónoma. Ese tercer paso no ha sido dado por Venezuela, quizá ante la reacción negativa de muchos gobiernos a la propuesta, incluyendo la Unión Europea. O quizá porque Chávez espera lograr más avances humanitarios de la guerrilla colombiana. La beligerancia se asienta en un trípode: ejército jerarquizado, control territorial y cumplimiento del derecho internacional humanitario (DIH), parte del derecho de gentes, la antiquísima reglamentación de la guerra. El canje entre combatientes es tan viejo como la guerra. El problema es que desde 2000 las FARC comenzaron a tomar rehenes, es decir civiles, un acto prohibido expresamente por el DIH, y los incluyó en el grupo cuya libertad depende del canje. De ese grupo, las FARC liberaron el 27 de febrero a otros cuatro políticos rehenes, también por gestión de Chávez. Como una de sus fuentes de financiación, las FARC y el ELN recurren también al secuestro extorsivo de personas a las que consideran pudientes, bajo el expediente de que éstas le pagan al Estado impuestos de guerra. Chávez dice que el ofrecimiento de reconocer a las guerrillas como beligerantes es un "incentivo" para que éstas se acerquen paulatinamente al cumplimiento del DIH, comenzando por abandonar el secuestro como arma de guerra. El reconocimiento paulatino, al ritmo de avances parciales, pero reales, es una de las posiciones políticas en torno al tema. La otra es: "Cuando las FARC dejen de actuar como terroristas entonces pueden solicitar que les quiten ese título", como dijo en Bogotá un legislador estadounidense del opositor Partido Demócrata el 17 de enero. En todo caso, "Ecuador aún no ha estudiado la opción de declarar beligerantes a las FARC", dijo Gustavo Larrea, ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa de ese país.
(Fuentes: El Universo-Quito, Xinhua, Adital, ABP-Agencia Bolivariana de Prensa y Agencia IPS)

No hay comentarios:

Archivo de Pepitorias

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats