Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

25.6.08

Guatemala: Niños desaparecidos

DECENAS DE MUJERES RECLAMAN ANTE LA EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EL REGRESO DE SUS HIJOS, ROBADOS Y ENTREGADOS EN ADOPCIÓN DE FORMA FRAUDULENTA

Decenas de madres guatemaltecas han participado este miércoles en un plantón frente a la embajada de Estados Unidos en Ciudad de Guatemala para exigir la devolución de sus hijos e hijas, otorgadas en adopción de manera irregular a familias norteamericanas. La Fundación Sobrevivientes, organizadora del acto, reclama que se agilicen los trámites paralizados de al menos dos mil expedientes, para que los niños localizados y que son reclamados por sus madres biológicas, puedan regresar con ellas. Cada año salen del país en adopción entre cinco o seis mil niños guatemaltecos, muchos de forma ilegal.
Heydi Batz, Escarleth López y Angielyn Hernández fueron robadas a sus progenitoras Raquel Par, Olga López y Loida Rodríguez, quienes las identificaron después en los expedientes de entrega a parejas estadounidenses.

Sobrevivientes, ha logrado ya localizar a los padres de adopción y el lugar exacto donde están Heydi y Escarleth. Sus madres, a través de esa organización, reclaman a las autoridades norteamericanas pruebas de ADN para verificar el parentesco con sus madres naturales y, si resultan positivas, el retorno a su nación de origen.
En nombre de la Fundación, Norma Cruz, se queja de la lentitud de los trámites.“Estados Unidos es el primer importador de bebés de todo el mundo y esperamos que sus autoridades dejen de ser sólo espectadores y asuman su responsabilidad por las irregularidades cometidas”, señala.
En abril el grupo realizó una huelga de hambre frente al Palacio de Gobierno para exigir la investigación de unos dos mil expedientes, en muchos de los cuales se adulteraron datos y se falsificó la identidad de los menores para ofrecerlos en adopción.



500 niños desaparecen cada año

Cada año se denuncian como desaparecidos en Guatemala unos 500 niños y la mayor parte de ellos pasan a engrosar la cifra de entre cinco mil y seis mil adoptados que salen del territorio nacional .
El Congreso de la República aprobó en diciembre pasado una ley para poner fin a esta situación y creó el Consejo Nacional de Adopciones, único ente con el mandato para autorizar la entrega de un menor a una pareja extranjera.

El robo de niños y el negocio millonario de las adopciones


Raquel Par mujer indigena maya de 42 años muestra la fotografia de su hija Heidi Sarahi Par de 3 años, robada el 4 de abril del 2006 . Raquel Par es una de las 5 mujeres en huelga de hambre frente al Palacio Nacional de la Cultura para pedir a las autoridades la investigacion de cientos de casos de robos de niños como éste que estan sin resolver en Guatemala.

La titánica lucha iniciada por cuatro mujeres guatemaltecas, cuyas hijas les fueron robadas hace dos años, supuestamente para ser dadas en adopción en el extranjero, ha puesto en evidencia las anomalías en que incurren las redes dedicadas a tramitar la adopción de niños, un "negocio" que genera ingresos por más de 150 millones de dólares al año.
Las mujeres, que durante una semana realizaron una huelga de hambre frente al Palacio Nacional de la Cultura, en el centro histórico de la capital guatemalteca, con el apoyo de la Asociación Sobrevivientes, una organización que asisten y asesora mujeres víctimas de violencia, lograron paralizar los procesos de 2.300 casos que la Procuraduría General de la Nación (PGN) estaba a punto de aprobar.
"Vamos a revisar uno a uno los procesos, para determinar si los niños que serían dados en adopción son en realidad hijos de las madres que aparecen en los documentos gestionados por los abogados", explicó el Procurador General de la Nación, Baudilio Portillo.
El funcionario admite que la presión de las madres en huelga de hambre, y las sugerencias de la Comisión de la Niñez y la Familia del Parlamento y del recién creado Consejo Nacional de Adopciones (CNA), que han denunciado posibles anomalías en esos trámites, forzaron a la institución a suspender los procesos.
Segundo país 'exportador' de niños; China, el primero


Durante años, ante la falta de una ley específica que regulara las adopciones, la PGN aprobó miles de procesos que eran tramitados por abogados particulares, por la vía notarial, los cuales estuvieron plagados de irregularidades y dudas con respecto al verdadero origen de los menores. En 2006 fueron autorizadas en Guatemala un total de 4.837 adopciones, un 10 por ciento más que en 2005, mientras que en 2007 la suma de menores guatemaltecos dados en adopción fue de 5.110, el 97 por cientos de los cuales fue adoptado por familias estadounidenses.

Esas cifras colocan a Guatemala como el segundo país "exportador" de niños en el mundo, sólo superado por China cuyo nivel demográfico supera con creces a este país centroamericano.
Aunque la nueva ley cobró vigencia en enero pasado, aún estaban pendientes de aprobarse unos 2.300 procesos iniciados con el procedimiento anterior, en los que las autoridades sospechan que varios de los niños pueden haber sido robados a sus madres biológicas para ser dados en adopción en el extranjero.

Pese a que aún no ha concluido la revisión de todos los casos, las autoridades han hallado ya varias anomalías. Elizabeth de Larios, presidenta del Consejo Nacional de Adopciones, dice que "al menos en veinte casos" se ha descubierto que los abogados que tramitan las adopciones presentaron documentos falsos "como cédulas de vecindad de las supuestas madres biológicas, así como partidas de nacimiento de los bebés".
También han detectado que "las direcciones consignadas por los abogados sobre los lugares en donde supuestamente se encuentran los niños, son falsas" y incluso, "han llegado a alterar las fotografías de los niños que serían dados en adopción, para hacer creer a las autoridades que se trata de los bebés cuyos trámites han sido aprobados, cuando en realidad son otros los niños que serían entregados a sus padres adoptivos".
Dos de las mujeres que iniciaron la denuncia, creen haber encontrado entre estos 2.300 niños, a sus hijas que les fueron robadas en 2006, y están a la espera de que una prueba de ADN -que les será practicadas a ellas a las niñas- para determinar científicamente si en realidad se trata de sus pequeñas.

Así roban los niños

Olga Angelica Lopez Lopez de 32 años de edad llora en el hogar de la Fundacion Sobrevivientes mientras declara cómo fue el robo de su hija Arlene Escarleth Lopez Lopez.
Olga Lopez paso junto a cuatro madres en una huelga de hambre al inicio de este mes para pedir al gobierno de Guatemala ayuda para encontrar a sus hija. Las dos madres, Ana Escobar y Olga López, tienen en su poder a sus presuntas hijas, Esther y Arlene, respectivamente,después de que la Procuraduría General las entregara a un tribunal de la niñez, tras recibirlas de los abogados que tramitaban sus adopciones.
Ambas madres se han aferrado a estas pequeñas y entre lágrimas esperan el fin del drama iniciado cuando, por la fuerza, personas desconocidas se las arrebataron de sus brazos.

A Olga le robaron su hija el 27 de septiembre de 2006 y a Ana el 26 de marzo del mismo año. Las dos mujeres, junto a Loyda Rodríguez y Raquel Par, a quienes también les robaron sus hijas en 2006, mantuvieron una huelga de hambre de una semana para reclamar la aparición de sus pequeñas.
"Nos sentimos satisfechas por los resultados de la huelga de hambre, porque logramos forzar al sistema a que investigara el paradero de las cuatro niñas robadas", dice Norma Cruz, directora de la Fundación Sobrevivientes. Pero agrega que "aún hay cientos de casos en los que seguramente no se podrá hacer nada, porque los niños que fueron robados a sus madres ya han sido dados en adopción en el extranjero", y sus nuevos padres, "a pesar del origen ilegal e inhumano" del procedimiento "no estarán dispuestos a colaborar".

La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) calcula que unos 203 niños fueron robados el año pasado por las mafias para darlos en adopción de manera ilegal en el extranjero, mientras que la Fiscalía guatemalteca asegura que la cifra puede ser superior, pero lamenta no tener datos exactos porque no todas las madres que son víctimas presentan sus denuncias por temor a represalias.
Ana Escobar de 26 años muestra la fotografia de su hija Ester Escobar cuando tenia 6 meses de edad. A Ana le robaron su hija el 26 de marzo del 2006: dos hombre y dos mujeres entraron a una zapateria donde ella se encontraba trabajando. La asaltaron y gopearón y después la encerraron y se robaron a la niña.

Cambió la ley pero sigue el 'negocio'


El pasado 29 de abril, durante una visita oficial realizada a Washington (EEUU), el presidente guatemalteco Álvaro Colom, aseguró a líderes del Congreso estadounidense que su Gobierno ha tomado medidas para que el sistema de adopción de menores sea "legal y justo".
Sin embargo, la solución de este problema es mucho más complejo debido a que el "mercado" de adopciones en Guatemala está dirigido por mafias organizadas que involucran a abogados, médicos, comadronas y niñeras, y que según denuncias de organizaciones locales que velan por los derechos de la niñez, "con facilidad compran impunidad en las instituciones del Estado", al repartir fuertes sumas de dinero entre jueces y funcionarios.
En los últimos seis meses la policía ha descubierto cinco casas-cunas clandestinas, en las que han hallado a más de un centenar de niños en espera de ser dados en adopción. En uno de estos lugares fue capturada Rosalina Rivera, hermana del diputado Gudy Rivera, del opositor Partido Patriota, quien paradójicamente preside la sala legislativa del Menor y la Familia.
La mujer recobró su libertad un día después de su detención, tras el pago de una fianza, a pesar de que no demostró el origen de los 14 bebés que tenia bajo su cuidado, mientras que el legislador se desligó al asegurar que nada tiene que ver con las actividades a las que se dedica su hermana, "de quien no se nada desde hace tres años".
Un estudio elaborado el año pasado por técnicos especializados de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, la Fundación Myrna Mack, la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado y la Fundación Sobrevivientes, denominado "Adopciones en Guatemala: ¿protección o mercado?", describe la forma en que actúan las redes dedicadas a tramitar la adopción de niños guatemaltecos.
El "negocio" de las adopciones, señala el estudio, pasa por delitos que van desde la falsificación de documentos y corrupción de funcionarios públicos, hasta robo y compra-venta de bebés.
El informe denuncia la existencia de "una economía del delito relacionado directamente con las adopciones, que involucra a un sin fin de personas y negocios, sin que las instituciones del Estado competentes accionen contra éstas".
Esa situación, denuncia el informe, "hace suponer que operadores de justicia están involucrados en las redes de adopciones", para facilitar los procedimientos ilegales. El estudio identificó a decenas de abogados, médicos, comadronas, enfermeras, trabajadoras sociales, propietarios de hoteles, traductores, registradores civiles y otros funcionarios públicos como integrantes de esas redes.


Hijos de madres pobres


Para satisfacer la demanda de niños para la adopción, las redes dedicadas a este negocio, han caído en el robo de bebés que les son arrebatados de los brazos asus madres, en su mayoría, mujeres jóvenes, pobres y desprotegidas.
Cada adopción estaría oscilando entre los 13.000 y 40.000 dólares (8.783 y 27.027 euros), el 80 por ciento de esas sumas queda en manos de los abogados y el resto es repartido entre los médicos que atienen los partos y a los recién nacidos, así como el resto de personas que cumplen diversas funciones dentro de estas redes.
Desde 1997 Guatemala ha dado en adopción a más de 28 mil niños, y más del 90 por ciento se han ido a EE.UU. Se trata de típicos niños hispanos: morenos, ojos oscuros y cabello café o negro. Se les hacen chequeos de HIV, hepatitis B y otros. Fotografías y reportes médicos están a la disposición. Casados y solteros de hasta 55 años pueden adoptar”, informaba el año pasado la agencia AdoptAbroad en su página de Internet. Esta agencia de adopciones, en ningún momento advierte sobre el robo de niños en el país.
Un documento emitido en marzo de 2007 por el Departamento de Estado de Estados Unidos indica que en la mayoría de los casos, el incentivo económico y no el bienestar de los niños es el principal motor de las adopciones.

El 80% de los guatemaltecos vive en la pobreza.

En el centro de todo se sitúa la pobreza de Guatemala, que llega a sus peores niveles entre las comunidades indígenas que todavía luchan por superar las consecuencias de una guerra civil de 36 años, que acabó hace tan sólo una década.

Al mismo tiempo, la falta de acceso a programas de control de la natalidad contribuye a las altas tasas de natalidad. La desnutrición es un hecho de la realidad cotidiana.
Y las familias estadounidenses entusiasmadas con la posibilidad de darle una mejor vida a algún niño, están dispuestas a desembolsar los 20 o 30.000 dólares necesarios para completar el proceso de adopción. Ese dinero, aun en las adopciones legales, no va al bolsillo de las madres como hemos visto.

La mayor parte va a los abogados, enre ellos los llamados "jaladores", unas figuras siniestras cuya tarea es hallar mujeres embarazadas a quienes ofrecen un pago y las coaccionan para que cedan a sus bebés tras el parto. Así, los abogados se aseguran la oferta de niños para cuando lleguen padres extranjeros deseosos de adoptar.
Unicef estima que las adopciones representan entre 100 y 150 millones de dólares anuales para Guatemala

(Fuentes:Prensa Latina, Prensa Libre-Guatemala, La Tribuna-Tegucigalpa, RadioLa Primerísima-Managua y BBC-Mundo)

No hay comentarios:

Archivo de Pepitorias

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats