Saharauis, los ojos del desierto

Loading...

4.4.08

Brasil: Violencia en Río

LA POLICÍA VUELVE A PERPETRAR UNA MATANZA EN LAS FAVELAS DE RÍO Y, BAJO LA EXCUSA DE QUE COMBATE EL CRIMEN, ABATE A SIMPLES POBLADORES. LA POBLACIÓN CONSIDERA TAN PELIGROSOS A LOS AGENTES COMO A LOS NARCOS

Diez supuestos delincuentes brasileños murieron en "enfrentamientos" que se prolongaron varias horas en dos favelas del oeste de Rio de Janeiro, según informes de la policía. Los datos de los habitantes de las favelas y los hospitales son once muertos.
Gilberto Ribeiro, jefe de la Policía Civil de Rio de Janeiro, informó en una conferencia de prensa que diez personas fallecieron durante los "enfrentamientos" ocurridos en las favelas Vila Alianza y Coreia. Según portavoces oficiales del Hospital Albert Schweitzer,al que fueron trasladadas las víctimas, hubo once muertos y no diez, como reportó la policía. La policía también detuvo a siete "sospechosos", pero uno de ellos recuperó la libertad pocas horas después.

Dos helicópteros con tiradores dieron apoyo a los 150 hombres de los departamentos de Combate a las Drogas, Represión de Armas y Explosivos y de Homicidos que llegaron a las 6 de la mañana, hora local, a las dos comunidades, donde permanecieron hasta las 13.30.
"Fue una operación planeada, tenemos el deber de combatir a los criminales y vamos a cumplir nuestra función" afirmó el secretario de Seguridad Pública del Estado de Rio , José Mariano Beltrame. En otro operativo, con 300 policías, realizado en esa misma región de Rio de Janeiro en setiembre de 2007, la policía mató a 12 personas, incluido un niño de 4 años. También en esa ocasión dijo que se trataba de delincuentes.

En Junio, los policías mataron a 19 habitantes, 16 ejecutados inermes


Los comandos de elite brasileños ejecutaron a 16 personas desarmadas en junio de 2007 en una de las mayores favelas de Río de Janeiro. Esa fue la conclusión a la que llegó la Secretaría Especial de Derechos Humanos, que depende del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La investigación se basó en el operativo más sangriento y uno de los más grandes que se realizó en la ciudad carioca el pasado año. Cerca de 1400 policías invadieron con ametralladoras, tanques y helicópteros el Complejo de Alemán para allanar los supuestos centros de operaciones de los narcotraficantes. El resultado fueron 19 muertos y una lluvia de denuncias de ONG y desde el mismo Congreso carioca sobre violaciones a los derechos humanos.
El megaoperativo del Complejo de Alemán se convirtió con el tiempo en el icono de la política de represión del gobernador Sergio Cabral en las favelas. A los pocos días de la invasión, que duró apenas 24 horas, la Orden de Abogados de Brasil (OAB) aseguró que había recibido varias denuncias sobre presuntas ejecuciones policiales en la favela carioca.
Según familiares y vecinos de las víctimas, los supuestos narcotraficantes no eran tales y, además, habían sido asesinadas a sangre fría cuando estaban indefensas. Meses después, una investigación de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa de Río confirmó estas versiones y concluyó que al menos diez de los 19 muertos habían sido ejecutados por la policía.
La investigación de la comisión legislativa se basaba en pericias realizadas por el Instituto Médico Legal de la ciudad, las mismas que luego fueron utilizadas por la Secretaría Especial de Derechos Humanos. Según esos estudios, varias de las víctimas más jóvenes murieron por disparos en la espalda o la nuca. Uno de ellos, incluso, fue acribillado.
Pablo Alves da Silva, de 15 años, recibió nueve balas, dos en la cabeza, una en el cuello, una en el tórax, otra en el brazo derecho y cuatro en la espalda.
Las denuncias y los cuestionamientos llevaron a que el gobierno de Río, muy a su pesar suspendiera los ataques provisionalmente. Sin embargo, el 30 de julio la policía reactivó sus operativos, aprovechando los Juegos Panamericanos y el miedo que existía en el exterior ante eventuales ataques a la villa deportiva. Desde esa fecha hasta la actualidad, más de cien personas –siempre supuestos narcotraficantes, según la versión oficial– murieron a manos de policías en las favelas y sus alrededores.
En una de las últimas ofensivas, a finales de octubre, cientos de policías ingresaron con tanques y helicópteros en la favela de la Coréia. El operativo terminó con 12 personas muertas, una de ellas, un niño de cuatro años que quedó atrapado en el fuego cruzado. Sólo unos días después, millones de brasileños se horrorizaron al ver en la pantalla de Globo cómo un helicóptero policial perseguía disparando a dos jóvenes que corrían por los pasillos de la favela, escapando de los agentes de elite.
El gobernador de Río, Cabral, cuestionó el sensacionalismo de los medios y ratificó su apoyo a los operativos en las favelas.

La Policía de Río eliminó 694 personas en el primer semestre de 2007


El Instituto de Seguridad Pública del Estado de Río de Janeiro informó que la policía de esa ciudad mató a 694 personas en el primer semestre del 2007.Esto representa un 33,5 por ciento más de víctimas en operativos policiales que en el mismo período del año anterior. Con un mes más, el número de muertos se eleva a 845.Estas cifras marcan que el primer semestre de ese año es el que registró mayor cantidad de muertes a manos de la policía de Río de Janeiro desde el 2000.

Amnistía Internacional consideró que la Policía de esta ciudad brasileña es una de las más violentas del mundo. Y señala que esta fuerza tradicionalmente trata de justificar los asesinatos de civiles, al señalarlos como integrantes de bandas de traficantes que se resisten a ser detenidos.
Mientras que el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, aseguraba que la fuerza policial cuenta con su apoyo para actuar de esa forma
En un informe de Amnistía alertó que más de 1.000 personas murieron en presuntos enfrentamientos con la policía en 2006, apenas en las dos mayores ciudades del país (807 en Río de Janeiro y 528 en Sao Paulo), en situaciones que "parecían indicar" en muchos casos uso excesivo de la fuerza o ejecuciones extrajudiciales. Las cifras, además, no incluyen las muertes provocadas por las "milicias", como son conocidos los grupos paramilitares creados en los últimos años por policías y ex uniformados para disputar el control de las favelas con los narcotraficantes.

El elevado número de muertes de civiles por la policía se conoció en medio de la polémica provocada en todo el país por la película "Tropa de élite", que relata los bastidores de un grupo de operaciones especiales de la policía que recurre a la tortura y a las ejecuciones extrajudiciales para combatir el crimen en Río. El filme, con escenas de tortura que llegan a ser aplaudidas en las exhibiciones, ha dividido a los que lo consideran una apología a la violencia y los que lo interpretan como una demostración del nivel de degradación al que ha llegado la policía en la ciudad.
(Fuentes:ANSA-Latina, BBC-Mundo y Pepitorias)

No hay comentarios:

Archivo de Pepitorias

Datos personales

Mi foto
Periodista, especializado en Latinoamérica

Pepitorias está en:

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog TOP 100 WEBLOGS  Bitacoras.com Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Directorio de blogs Blogosfera de Red Progresista Technorati Profile Add to Technorati Favorites
Monitorizar servidor

visitantes


Contador gratis Free counter and web stats